jueves, setiembre 13, 2007

APEC 2008 en Lima: Comercien con lo que quieran, menos con la esperanza

La reunión que la APEC está organizando y que tendrá como sede a Lima en el 2008, será una ocasión para confirmar si este es un gobierno de parches temporales o de medidas de largo aliento.

El día de ayer, el Gobierno representado por el Presidente, el Presidente del Consejo de Ministros y autoridades policiales presentó, como parte de una estrategia para garantizar la seguridad en la ciudad de Lima, el arreglo de todas sus calles.

Lo que en un primer momento pareció ser una medida un poco extraña para que la tome el gobierno central, alcanzó su verdadera dimensión cuando se supo que era parte del embellecimiento que se haría de Lima en su calidad de anfitirion para el APEC 2008.

Aquí habrá que estar muy atentos para ver la intención real del Gobierno. Si realizan una estrategia integral para la seguridad de la capital peruana, se deberán levantar las pistas y volverlas a diseñar, señalizar y pintar cruces, adaptar las vías para la capacidad que actualmente soportan; deshacerse, gracias a unas eficientes revisiones técnicas, del parque automotor no apto para circular por condiciones mecánicas y de antigüedad; desarrollar una campaña de conducta cívica que haga de nuestra ciudad una más bella no por limpiarse más sino por ensuciarse menos; pintado general de fachadas, demolición de contrucciones ilegales o en peligro de colapso, erradicación total de pandillas, bandas, y del comercio de droga, y así hasta el infinito.

Si por el contrario, la idea es maquillar a nuestra querida "viejita" con parchados, pintura, amontonamiento apresurado de desmonte en ciertas zonas, recolocación de gente y comercios en zonas lejanas en los conos, desviación del tráfico para que no se cruce con las comitivas, todo para que únicamente dure los dos o tres días días de la APEC, entonces se habrá hecho un gran daño, no sólo a la infraestructura y al presupuesto nacional, desperdiciado de esa manera, sino al espíritu mismo de la ciudad, que verá como nuevamente todo se deteriora más rápido de lo que fue tapado, resultando en una nueva decepción de la gente frente a las autoridades.

¿Estará el Gobierno listo entonces para soportar una nueva carga de frustración por parte de aquellos a quienes debio de beneficiar de manera efectiva y en primerísimo lugar?

Probablemente puedan escudarse en que lo hecho logró su objetivo al declarar esta importante reunión del comercio internacional como un éxito. Esperemos que no sea así (nos referimos a la actitud) y que se aproveche este pretexto que nos brinda la historia para hacer las cosas bien de una vez por todas.

Fotos: Andina

Tags Blogalaxia: , , , .

1 comentario:

Anónimo dijo...

Parchar pistas y pintar algunas fachadas no me parece suficiente, aunque también me parece excesivo pretender que se vuelva a construir las avenidas, se elmine los autos viejos de la noche a la mañana, se demuela miles y miles de construcciones ilegales y se "erradique" a los antisociales que es preferible tratar de integrar a la sociedad y esa es una tarea compleja y de largo plazo. Pero, siendo optimista, pienso que todos los que pertenecemos a la sociedad civil debemos participar con nuestro granito de arena, pintando nuestras propias fachadas, colaborando con los planes de los municipios para la recepcion de visitantes (me refiero a las obras, presentacion de nuestros barrios),proponiendo infinidad de ideas economicas pero creativas (arriba la creatividad peruana !!),exigir del gobierno nacional y local que se hagan campañas cívicas, etc etc.
Para no quedarme solamente en el discurso propongo algo: obligar a las empresas que publicitan en esos enormes letreros que abundan en las avenidas tipo La Marina, Javier Prado, etc. que cambian los estridentes afiches comerciales por hermosas vistas turisticas de nuestro pais. ¿Qué les parece?
Mostremos al mundo (una vez mas, ya logramos con Machu Picchu) que unidos podemos presentar un pais que quiere el progreso y que no esconde su pobreza pero que la muestra de una manera limpia, ordenada y digna.