miércoles, setiembre 20, 2006

CREMA Y NATA GLOBALES

El Papa bocòn, los conflictos en Irán y Korea del Norte, los mundiales de fútbol, las movidas telefònicas de Alan García y compañía, los suicidios, violaciones y crímenes pasionales en barrios marginales de Lima, el ITF, IGV, CGTP, SUTEP, el precio del combustible, las vidas y sus tragedias inventadas de la farándula chola.

Estos y algunos otros son algunos de los GRANDES temas alrededor de los cuales giran los titulares de los medios día tras día. Parecerìa que es lo único que sucede en este país y el mundo.

Pero, ¿por qué no se resalta la tragedia diaria de un campesino serrano en su campo? ¿O la inanición de sus hijos rellenos a punta de papa y camote? ¿Por què no se sabe nada de los nativos africanos marginados en su propia tierra? ¿De las miles de escaramuzas que se suceden al día en sus países? ¿Existen aùn o ya se extinguieron los esquimales, los mongoles, los siameses, los onas, los pigmeos?

¿Es que acaso no cuentan? ¿O es que, ansiosos por merecer ser llamados seres occidentales y globalizados miramos más a quienes nos ven menos, esperando un comentario, un elogio o hasta tal vez un premio por demostrar nuestro cosmopolitismo?

¿Qué hay de las aguas contaminadas, el ozono, la radioactividad, la controversia (mantenida asi a conveniencia) sobre dolencias por celulares, los miles de acechantes asteroides, la esclavitud moderna dentro de las transnacionales, beneficios laborales sin reconocer por organizaciones supuestamente humanitarias, narcoestados, tráfico de armas, lideres de opinión consumidos por la droga, destino de las donaciones de caridad, bancos que trabajan a sabiendas con dinero lavado, nerdización de aquel que lee un libro, idolatrización del iletrado avivado, fraudes de fe, ingredientes de desecho en comida rápida, deberes más que derechos, limitación aspiracional y estupidización gradual -y adrede- del pueblo a través de los medios de comunicación, etc, etc.?

Tal vez todo eso ya se subsanó y estoy desactualizado, o tal vez se está empezando a hacer algo al respecto de estos temas, o simplemente no importan, no convienen o no son rentables para los comunicadores.

A pesar de negarlo, gran responsabilidad es la que tienen los comunicadores de masas en las lamentables caracterìsticas que mostrarà la sociedad en un futuro cada vez más presentes. Generaciones que serán incapaces de resolver cataclìsmicos cambios globales que ya nos pisan los talones, ni siuiqera de administrarlos medianamente. Una civilización más condenada por su propio progreso a la extinción.

No hay comentarios.: