miércoles, setiembre 20, 2006

ENDOGENO (1ra PARTE)

Todos los bloggers tenemos la tendencia a opinar y criticar sobre lo que sucede fuera de nuestra burbuja internética. Despreciamos a aquellos absorbidos por el “sistema” y del cual sentimos estar fuera de su influencia por ser seres distintos, bloggers.

Sin embargo, ¿nos atrevemos a ser en esencia distintos a ellos, o el natural temor a romper el stablishment tiene también su versión en este mundito bizarro del cibervecindario?

Ahí va la primera muestra:

Es verdad que nuestra agudeza mental y perspectiva cenital de los acontecimientos y realidades cotidianas nos permiten leer entre líneas sobre estos y sonsacarles las verdaderas intenciones. Pues lo mismo sucede en el caso, por ejemplo, del Blogger de Google. Nos dan una ventana de expresión a cambio de ser herramienta obligada de transmisión de su estrategia comercial. Junto con el paquete gratuito viene una pequeña cláusula obligatoria: Google insertará su publicidad en nuestro blog de manera permanente.

Pero, ¿qué pasa si el producto o servicio que publicitan va contra nuestros principios o nuestro modo de ver el mundo? Cerraremos el blog acaso?
Que sucede si después de un tiempo Google decide cobrarnos por ese espacio? Pagaremos?
Y si censura parte o todo nuestro Blog? Lo denunciaremos?

Por supuesto que todo ello debe estar previsto en el contrato que nos presentaron en la afiliación, aquella que sabemos fue convenientemente complicada, lo cual no aceptamos pues tememos ser catalogados por nuestros iguales de “amateurs” o “advenedizos”. Ese contrato, lo hemos leìdo? Si es así, en cuantos de esos puntos claudicamos por lograr nuestro tan ansiado desfogue catártico-tecnològico?

Sirva esta primera reflexión para promover nuevas.

No hay comentarios.: